Horario

Lunes a Viernes: 08:00–19:00

Escríbenos

contacto@cesist.cl

No Products in the cart

73 Canal Street, New York, NY

Lunes a Viernes: 08:00–19:00
contacto@cesist.cl

El Fantasma del paciente: ¿Por qué abandonan la terapia?

Abandono. No nos gusta hablar de ello; conlleva sentimientos incómodos para clientes y terapeutas por igual. El término de una relación, de cualquier tipo, provoca sentimientos de tristeza, ira, dolor, rechazo. Entonces, es esperable que estas emociones salgan a la luz cuando un paciente interrumpe su proceso terapéutico.

Como profesionales de la salud mental, siempre solicitamos –al iniciar el proceso terapéutico- que el paciente nos comunique si está considerando terminar con las sesiones. Sin embargo, deciden irse de todos modos; a veces, sin previo aviso dejan de asistir a las citas, dejan de programar nuevos encuentros. Pero, ¿por qué? Quizás es la intimidad asimétrica incrustada en la relación terapeuta-cliente lo que encierra el secreto del por qué se permiten cortar tan abruptamente.

Parte del atractivo de ir a terapia es que a los pacientes se les permite ser “egoístas” en la relación. Uno de los primeros estudios que analizan la relación paciente-terapeuta y del entorno del paciente con su familia y grupos sociales, encontró que un 42% de los abandonos se debía a que los pacientes sentían haberse recuperado, un 6% consideraba que el tratamiento no les había servido, otro 6% mencionaba que la distancia de su domicilio al consultorio era demasiada y un 20% responsabilizaba a sus actividades domésticas. El resto se distribuyó en distintas razones singulares.

Las sesiones terminadas sin explicación por parte de los pacientes, pueden provocar una serie de emociones en los terapeutas, muchas veces generan dudas de si se está haciendo bien el trabajo.

Uno de los primeros estudios que analizan la relación paciente-terapeuta y del entorno del paciente con su familia y grupos sociales, encontró que un 42% de los abandonos se debía a que los pacientes sentían haberse recuperado, un 6% consideraba que el tratamiento no les había servido, otro 6% mencionaba que la distancia de su domicilio al consultorio era demasiada y un 20% responsabilizaba a sus actividades domésticas.

En este sentido, la Terapia Sistémica Breve, busca identificar las fallas en el proceso terapéutico para así mejorar la atención de los pacientes. Por esta razón, los terapeutas del enfoque sistémico, no aceptan explicaciones del abandono de la terapia que culpan al paciente. En el “glosario de términos sistémicos” no existen conceptos como “resistencia” del paciente, o la idea de atribuirnos un accionar tan efectivo que ocasiona una hecatombe en el inconsciente del paciente reaccionando éste con rechazo a las sabias intervenciones del analista.

Cabe preguntarse entonces, qué hace que los pacientes terminen con los procesos. A este respecto, las investigaciones actuales han identificado variables que explican el abandono de la terapia que son transversales a la orientación teórica del terapeuta y se concentran en tres aspectos: paciente, terapeuta y relación entre ambos.

Respecto a los pacientes. Ellos son los “consumidores” y, como tales, nos eligen o no. El aumento de la oferta de terapias complica esta elección, razón por la cual la motivación es clave a la hora de abordar el trabajo con los pacientes y si desisten, podría también ser considerado como una mejora, ya que están haciendo uso de su autonomía y libertad.

El terapeuta tiene el derecho a elegir a sus pacientes. Se ha de tener claro que en algunos casos no será posible tratar a los pacientes por que podrían ser dañados, ya sea por inexperiencia o por las propias experiencias del terapeuta. Terminar con una relación terapéutica porque el terapeuta no puede manejar las repercusiones personales o por falta de pericia es un punto crucial en la ética profesional.
Finalmente, la relación terapéutica es el pilar de trabajo. Si esta se daña irreparablemente es mejor derivar al paciente o finalizar el proceso, por respeto a ambas partes.

Entones cabe la pregunta por aquello que colabora con la permanencia de los pacientes en terapia. Permanecer en el trabajo clínico está directamente relacionado con el rol activo de los pacientes en el diseño y ejecución de la terapia. Acciones como acordar y construir objetivos de trabajo con el paciente, conservando el espacio para que tome decisiones al respecto del trabajo clínico bajo la orientación del terapeuta, que el paciente describa los indicadores de logro de sus objetivos en terapia, es crucial para comprometer al consultante y proporcionar el sentido de control acerca de su vida y sobre aquellas situaciones que le han traído a terapia. Aunque estos indicadores de logro no siempre coincidan con los criterios o indicadores clínicos estandarizados o “de manual”.

En la Terapia Sistémica Breve, no existen decisiones unilaterales; se trata de plantear hipótesis, objetivos de trabajo y metas en la interacción con el paciente o pacientes.

De esta forma, es esencial dejar de criticar al cliente que abandona la terapia. Más bien habría que detenerse a comprenderlo desde su propia perspectiva y experiencia con el trabajo clínico; al comprender el verdadero sentido de su comportamiento, se abren las puertas para encontrar una solución que le haga sentido, que se sientan escuchados y tomados en serio.

En terapia sistémica, el criterio de finalización de la terapia radica en el logro de los objetivos consensuados con el paciente. Una vez alcanzados, puede surgir un nuevo motivo de consulta y, junto a ello, la co-construcción de nuevos objetivos de trabajo y metas. Sin embargo, tarde o temprano se consiguen los propósitos y es necesario la finalización del trabajo.

En este contexto, es muy interesante cómo los pacientes se despiden cuando se han cumplido los objetivos de terapia. En este caso el terapeuta debe estar llano a considerar que con sus técnicas y expertiz, sólo colaboró en iluminar aquellas situaciones complicadas para el paciente, colaboró en conectar los propios recursos personales del consultante con los actuales problemas que le aquejan. Entonces, quizás el aprendizaje que reste sea animarles a autocuidarse o simplemente entregarles la confianza para que salgan y nos pueda decir: “Adiós”.

Texto Original: Dr. Bismarck Pinto Tapia. Tomado de: https://bpintot-bismarck.blogspot.cl/2018/02/por-que-los-pacientes-abandonan-la.html?m=1
Adaptado por: Ps. Lic. Eugenia Araneda